top of page

El ABC inclusivo: estrategias desde la discapacidad intelectual


Foto Suministrada por el Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico

Hemos escuchado mucho sobre la discapacidad intelectual, pero me pregunto, ¿conocemos realmente lo que es la discapacidad intelectual? La mayoría de nosotros nos hemos relacionado o estamos relacionados de alguna manera con una persona con discapacidad intelectual, la cual se caracteriza por un déficit de las capacidades mentales generales como el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación, el pensamiento abstracto, el juicio, el aprendizaje académico y el aprendizaje de la experiencia. Estos producen deficiencias del funcionamiento adaptativo, de tal manera que el individuo no alcanza los estándares de independencia personal y de responsabilidad social en uno o más aspectos de la vida cotidiana, incluidos la comunicación, la participación social, el funcionamiento académico u ocupacional y la independencia personal en casa o en la comunidad.


Esta población, que en Puerto Rico sobrepasa los 300,000*,

Foto Suministrada por el Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico

tiene mucho que aportar a nuestra sociedad, siempre y cuando estemos dispuestos a escuchar su voz, que en ocasiones puede ser el silencio, puesto que no todos pueden verbalizar sus necesidades y sentimientos. Nos corresponde a todos entender exactamente cuáles son estas necesidades y emociones.


¿Cómo podemos contribuir a una sociedad más inclusiva donde la población con discapacidad intelectual encuentre un espacio que los ayude, los proteja y los lleve al máximo de sus capacidades? Debemos crear espacios educativos, laborales y recreativos para que esta población pueda ser protagonista y no pasar desapercibida. De esta forma llevaremos a la sociedad a contribuir equitativamente creando ambientes apropiados para todos. Además, todos merecemos un trato digno y esta población no debe quedarse atrás.

No obstante, otro aspecto a considerar es el marco jurídico y la política pública que protege a esta población para poder brindarles una calidad de vida y acompañamiento apropiado cuando no es posible que vivan de manera independiente. Este nivel de vida óptimo incluye a sus familiares y cuidadores, quienes en ocasiones no cuentan con los recursos adecuados y tienen sus propias necesidades sociales y emocionales, algo muy común en nuestra isla. Continuemos identificando oportunidades para que esta población tenga la mejor calidad de vida posible. Nos corresponde a todos.

______________

*Estudio reciente de Grupo Nexos, Inc. (no publicado)


La autora es directora ejecutiva del Instituto Psicopedagógico de Puerto Rico.

80 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page