top of page

El derecho a la Educación de niñas y mujeres afganas

La Asamblea General de Naciones Unidas (UNESCO) proclamó el 24 de enero, como el Día Internacional de la Educación. Este año la UNESCO, lo dedica a las niñas y mujeres afganas. Afganistán es el único país del mundo que prohíbe la educación de estas. Una decisión devastadora pues oprime y violenta los derechos humanos acentúando las desigualdades. Desde que los Emiratos Islámicos recuperaron el control político del país en el 2021, existe un marcado retroceso latente en el plano académico y una grave laceración a la libertad de expresión y movimiento. En el 2022, los talibanes prohibieron el acceso indefinido de la educación secundaria a sus trabajos, a imponer el hijab como vestimenta y a estar siempre acompañadas de un familiar varón.

En años anteriores las universidades solamente permitían la entrada de las mujeres a los salones si estaban separadas de los hombres y estudiaban materias consideradas “apropiadas” por el gobierno. En diciembre del 2022, el Ministerio de Educación emitió un comunicado suspendiéndolas de asistir a universidades públicas o privadas. Los talibanes no ofrecieron explicación razonable alguna para esta medida atropellante. Según señala el portal cibernético de la ONU, por tal medida la tasa de suicido femenino ha aumentado significativamente. Cada día una a dos mujeres se quitan la vida a consecuencia de este panorama desesperanzador y siniestro. Otro dato interesante que se desprende es que muchas han huido del país, con suerte, para vivir como refugiadas; o casarse como alternativa de supervivencia.

Entre los talibanes existen divisiones de poder. Unos consideran que las instituciones educativas deben abrir sus puertas, porque el Islam no les prohíbe a estas educarse o trabajar. Por otro lado, los fundamentalistas, quieren revertir los derechos de libertad a su modo. Esto devela un sistema patriarcal y de creencias en donde la mujer queda desventajada frente al hombre ante un ambiente violento, ruin y que va en contra de la integridad femenina.

El derecho a la educación está consagrado a través de numerosos tratados internacionales. “Ningún país puede desarrollarse, de hecho sobrevivir, social y económicamente con la mitad de su población excluida”, expresó el Alto Comisionado de la ONU. Diversos sectores de la sociedad, han levantado sus voces en señal de protesta. A la luz de los principios de la dignidad humana, se hace eco el llamado a los líderes a velar por los intereses de estas niñas, jóvenes y mujeres afganas. ¡Basta ya de abusos! #LetAfghanGirlsLearn #DerechoALaEducación.


La autora es educadora, diseñadora instruccional e investigadora. Cuenta con un doctorado en Educación de la Universidad de Puerto Rico.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page